Inspección de instalaciones fotovoltaicas con drones

El uso de plataformas aéreas no tripuladas o drones para inspección en instalaciones fotovoltaicas consiste en la instalación de una cámara infrarroja en un equipo no tripulado y realizar una serie de tomas de imágenes con las que obtener la información necesaria para ejecutar un análisis a través de un software especializado.

Dejando de lado la plataforma aérea donde se integre y dada la variedad de modelos comerciales que hay en el mercado en el fondo todos estos servicios acaban siendo algo más complicado que tomar unas simples fotografías. Es cierto que en el mercado se puedan encontrar profesionales que realizan este tipo de trabajos, aunque hay que asegurarse que se dejan en manos especializadas. Pero ¿qué factores se deberían tener en cuenta a la hora de elegir un profesional u otro?, ¿qué es lo primero a tener en cuenta? A lo largo de esta serie de post iremos detallando todos ellos.

El equipamiento técnico

Para este tipo de trabajos es necesario conocer los distintos equipos que existen en el mercado y conocer las características que nos permitan seleccionar que necesitamos realmente pudiendo barajar entre distintos proveedores. Vamos a distinguir principalmente dos tipos de equipos; los equipados con un núcleo radiométrico y los que no, con las diferencias que hay entre cada uno y la resolución de cámara y sus características mas importantes.

Las cámaras que cuentan con núcleo radiométrico proporcionan, además de la imagen captada por el sensor, información de temperatura de cada uno de sus pixeles lo que nos va a permitir hacer una distinción entre inspecciones o análisis de las imágenes cualitativos o cuantitativos.

Un análisis cualitativo nos permite distinguir las áreas o los puntos que se encuentran a distinta temperatura dentro de un montaje o en una instalación, pero no es suficiente para permitirnos emitir una valoración del estado de esta. Es por lo que, para un correcto servicio de inspección se requiere la utilización de equipos que permitan obtener los datos de temperatura relativos para un análisis cuantitativo y que a través del software y aplicando las correspondientes correcciones ambientales y técnicas del objetivo a estudiar nos permita conocer los valores reales de temperatura.

La resolución. Afecta a la claridad con la que se pueden ver los componentes o equipos bajo estudio. En el mercado existen una amplia gama de equipos, cumpliendo casi siempre que, a mayor resolución, mayor coste de la cámara. Es importante seleccionar esta característica para no hacer un gasto inútil por exceso o por defecto.

A continuación, se va a ver cómo afecta esto a la imagen térmica y se van a definir tres conceptos relativos a la resolución de la cámara:

Pixel: En termografía, será la menor unidad que puede detectar energía infrarroja.

FOV: del inglés, Field Of View (campo de visión). Angulo horizontal visible a través de una lente de infrarrojos.

IFOV: del inglés, Instantaneous Field Of View (campo de visión instantáneo). Medida de la resolución geométrica de una cámara de infrarrojos. El IFOV determina el tamaño del pixel en la imagen, pero no es el tamaño del detector lo que va a determinar la resolución de la cámara, es la distancia entre cada punto medio de cada detector.

Así, si el IFOV es grande pero el cuerpo que mide es muy pequeño puede que no se genere una señal lo suficiente fuerte al incidir la radiación sobre el detector y no se vea el cuerpo.

En el próximo post haremos hincapié en los parámetros a tener en cuenta en una imagen térmica y la necesidad de contar con un termógrafo certificado a la hora de realizar la inspección aérea y al analizar las imágenes, mientras tanto podéis ver todos nuestros servicios en termografía en nuestra web. Y si te ha gustado, ¡no olvides compartir!